domingo, 31 de diciembre de 2017

Reto Literigatos 2018

Reto Literigatos 2018
Este es un reto al que me he apuntado desde el principio del blog, ya va casi para dos años, y siempre he conseguido cumplirlo. Este año no va a ser menos así que de nuevo me apunto al Reto de Literigatos de Imaginatura Troupe  Literaria. Como todavía no me atrevo a tanto me quedo con intentar encontrar 10 gatos... Si lo consigo de nuevo igual me sirve de aliento para lanzarme con los 15...


Así que de nuevo, cazadores, ¡A la caza!

1. Ojo de gato de Gemma Herrero Mirto

  1. Nombre del gato: Rahu
  2. Descripción: gato de enormes ojos amarillos
  3. Dueño: Laura Ugalde
  4. Fragmento: "Abrió de nuevo los ojos y apartó a Rahu para incorporarse. El gato la miró resentido y caminó hasta los pies del sofá para empezar a lamerse..."
2. La chica en la niebla de Donato Carrisi.
  1. Nombre del gato: Desconocido
  2. Descripción: rojo y marrón con el pelo moteado
  3. Dueño: desconocido
  4. Fragmento: "¿Por casualidad has visto un gato callejero por los alrededores? ¿Qué tipo de gato? —preguntó Anna Lou... Sí, lo he visto hace días que merodea por aquí cerca. —Le había dado de comer..."

martes, 26 de diciembre de 2017

Dies Irae de César Pérez Gellida

Dies irae / César Pérez Gellida. — Versión kindle. — (Versos, canciones, y trocitos de carne; 2)

Esta es la segunda parte de la trilogía Versos, canciones y trocitos de carne de César Pérez Gellida. Como recordaréis la primera parte no fue lo que yo esperaba de ella. ¿Creéis que esta me habrá gustado más? Seguid leyendo.

Sinopsis oficial:


Después de Memento mori... ha llegado el día de la ira.

Segunda entrega de la trepidante trilogía «Versos, canciones y trocitos de carne».

La acción de este thriller implacable arranca en la peculiar ciudad italiana de Trieste, frontera entre dos mundos. Augusto Ledesma elige el que fuera hogar de James Joyce como primer escenario para continuar su siniestra obra, que alimenta del aliento de sus víctimas y de la humillación de sus perseguidores. Hasta allí se trasladará el inspector Ramiro Sancho en su frenética y obsesiva persecución de un asesino en serie que parece haber acentuado su voracidad.

Entretanto, al otro lado de la frontera, el psicólogo criminalista y exagente del KGB Armando Lopategui, «Carapocha», recorrerá las calles de Belgrado junto a su hija y ahora discípula con el propósito de zanjar cuentas con un pasado despiadado del que no logra despojarse. En otra vuelta de tuerca, a través de fugaces viajes en el tiempo, descubriremos cómo se fraguó la relación entre Pílades y Orestes y asistiremos a su sorprendente desenlace.

Impresión personal:
 Carapocha y su hija Erika van a Belgrado buscando vengar la muerte de su mujer, y madre de ella. Mientras tanto Ramiro Sancho está en horas bajas después de todo lo ocurrido con Augusto Ledesma. Cuando ya pensaba que nada iba a cambiar, recibe la llamada de Armando diciéndole que Augusto sigue vivo y que está en Trieste. Como él está en Belgrado, y ocupado con otros asuntos, le encarga a Ramiro que se ocupe de él. Este, que no quiere deberle un favor a Carapocha, accede a ir a buscar a Augusto a pesar de sus reticencias.

En esta segunda parte nos encontraremos con el mismo estilo que no me gustó demasiado en la primera: mucho latinajo, muchas canciones transcritas literalmente, poemas, y demás. Debe ser que ya me he acostumbrado a ello pero en esta ocasión ya no me ha aburrido tanto, de hecho casi agradecía las partes en que reproduce las canciones ya que son páginas que pude saltarme sin preocupación.
Debo comentar que en esta novela se observan dos partes muy diferenciadas. En la primera nos encontraremos a Carapocha y a su hija Erika en Belgrado. Durante su estancia allí, Armando le va a contar a Erika toda la historia del conflicto yugoslavo, y también le contará su historia familiar: cómo conoció a su madre, cómo se enamoraron y lo que ocurrió posteriormente.

A mí esta primera parte no me ha gustado nada. Estuve a punto de dejar la novela por ella. La historia del conflicto de  Yugoslavia, aunque pueda ser muy interesante, a mí no me ha llamado la atención y no ha conseguido engancharme. De hecho, como he comentado, a punto estuve de no seguir con la lectura. Me siento un poco estafada, creo que si escribes una novela negra no puedes meter un conflicto bélico así de rebote. Tampoco me ha gustado nada la historia personal de Carapocha, y tampoco ha conseguido mantener mi atención. Aquí puede estar un poco más justificado que introduzca esta trama (la de Yugoslavia, todavía no he conseguido entender la razón por la que la ha metido, la verdad, salvo que quisiera meter paja) pero aun así no ha conseguido engancharme. Recuerdo, por poner un ejemplo, que Marta Rivera de la Cruz hace esto mismo en sus novelas: poner una pequeña biografía de cada uno de los personajes que aparecen en ella, pero lo hace de una forma tan sencilla, sin artificios, tan natural que consigue que te intereses por esa persona. Gellida no ha conseguido eso conmigo, no me interesaba lo más mínimo la historia.

Una vez pasada esta parte, que a mí se me hizo pesadísima, aparecen Sancho y Augusto Ledesma. En esta segunda parte la trama ya cobra un tinte más negro y recuperamos la historia de la primera novela. Augusto seguirá en sus trece y Ramiro Sancho seguirá intentando adelantarse a él. La caza del gato y el ratón pondrá un tinte de interés en esta novela. También debo decir que le da una vuelta de tuerca al personaje de Augusto que no le veo sentido. Y para comentarlo debo hacer un spoiler.

ATENCION SPOILER
No le veo sentido a que, de repente, Augusto y Orestes sean hermanos gemelos. La única explicación, evidentemente, es sorprender al lector (cosa que consigue, claro), pero aparte de eso no lo veo necesario para la trama principal. No creo que la historia gane nada con eso. Salvo, por supuesto, tener un recurso para poder “cargarse” al malo y aun así poder seguir con la trilogía.

FIN DEL SPOILER
En definitiva, una novela con dos partes muy diferenciadas. Si tuviera que ponerle nota por la primera parte desde luego serían un gato, pero el final de la novela hace que le dé más puntos de los que pensaba darle.



sábado, 23 de diciembre de 2017

Arcardia de Iain Pears

Arcaida / Iain Pears ; María José Diez Pére , traductora. — [Barcelona] : Espasa, 2016.

Me encontré con este libro en el blog de Mónica Gutiérrez, Serendipia, y me fascinó su reseña, así que me hice con él. La verdad es que es un libro completísimo y maravilloso.

Sinopsis oficial:

Oxford. Década de los sesenta. El profesor Henry Lytten intenta escribir una nueva historia de fantasía que supere la obra de sus predecesores, J. R. R. Tolkien y C. S. Lewis. Y encuentra una confidente en su vecina Rosie, una adolescente de quince años. Un día, mientras persigue al gato del profesor, Rosie encuentra una puerta en su bodega que le llevará a un mundo idílico, conocido como Anterworld, una tierra bañada por el sol de los narradores, las profecías y los rituales. Pero ¿es este acaso un mundo real? ¿Y qué pasa si ella decide quedarse? Mientras se embarca en una aventura que puede llevarla de vuelta a casa, en un laboratorio, un científico rebelde está tratando de probar que el tiempo (pasado, presente y futuro) no existe, con consecuencias potencialmente devastadoras.

Impresión personal:

La verdad es que es un poco complicado hacer un pequeño resumen de este libro sin destriparlo completamente. Nos encontraremos con un profesor de Oxford, Henry Litten, que se reúne los sábados con  sus amigos para hablar de sus creaciones literarias. Con Rosie, una jovencita, vecina de Lytten, que se encarga de dar de comer al gato del profesor, y que, en una de esas ocasiones,  se encuentra con una curiosa construcción en su sótano que al atravesarla le lleva a un mundo diferente y maravilloso. Encontraremos también, una científica muy extravagante y rebelde que vive en un mundo muy tecnológico… y también encontraremos una parte dedicada al espionaje.

Con todos estos elementos en juego el libro va a hacer las delicias de cualquier tipo de lector, ya que encontraremos en él: fantasía, ciencia ficción, espionaje, y… muchas cosas más.

Al empezar a leer la novela te adentras en los diferentes paisajes que te vas encontrando, y no sabes muy bien cómo va a cohesionar eso el autor. También resulta un poco lioso al principio porque unas veces estás leyendo sobre Jay y Rosie en Anterwold, otras sigues a Henry Lytten, o a Angela Meerson, o te encuentras en ese mundo tan tecnológico del que no sabes apenas nada.

En Arcadia serán numerosos los personajes que nos encontraremos, pero todos ellos están fantásticamente caracterizados, tiene su propia personalidad y ves que algunos de ellos van sufriendo una evolución paralela a las circunstancias que va atravesando.

Arcadia nos es narrada por un narrador omnisciente que pone el foco en cada uno de los personajes, pero también encontremos un relato en primera persona por parte de Ángela Meerson que será el que nos dé un enfoque más personal.

La creación de este complejo entramado es realmente magnífica, y la resolución por parte del autor es espectacular. Consigue que no se le escape ninguna pieza del puzzle, porque lo que encontraremos en esta obra es un puzzle muy difícil de llevar.

Los diferentes escenarios son descritos con una minuciosidad que te permite conocerlos a la perfección. Además cada uno tendrá sus características especiales y diferentes. Encontramos el luminoso mundo de Anterworld, el umbrío y gris mundo de Oxford de los años sesenta, y el opresivo y desesperante mundo futurista del que proviene Angela.

La tensión narrativa va creciendo según te adentras en la novela y la cohesión de la obra es tal que no sabes qué trama te gusta más, según va cambiado el escenario.

Me ha gustado mucho ver esta mezcolanza de géneros en la novela y lo bien tratados que han sido todos y cada uno de ellos. La maestría del autor es de alabar. Además encontraremos bastantes referentes metaliterarios, desde la “amistad” de Lytten con Tolkien, a la aparición de referencias a la obra de Shakespaeare “Cómo gustéis”, y con esto ya nos tiene ganados el autor.

En definitiva, esta es una novela grandiosa, que conjuga muy bien todos los géneros a los que se ha acercado el autor, y que merece mucho la pena leer porque no podréis sino quedaros con una sonrisa en la boca una vez leía la última línea.


miércoles, 20 de diciembre de 2017

En la Calle Mayor de Virginia Gil Rodriguez

En la calle mayor : realismo mágico para ser feliz / Virginia Gil Rodriguez. — Versión Kindle.

Vi este libro en el blog de Laky, de Libros que hay que leer, y me llamó la atención. Posteriormente sé que ha publicado una segunda obra continuación de esta, que igual acabaré leyendo, ya veremos.

Sinopsis oficial:

¿Puede un libro cambiar vidas y ayudar a ser feliz?¿Se trata realmente de un libro? ¿O es un mago? ¿O incluso un ángel? ¿Y si fuera en realidad uno mismo? En la Calle Mayor, una novela de realismo mágico sobre la chispa de luz que todos llevamos dentro. En la Calle Mayor, un libro juvenil de crecimiento personal. En la Calle Mayor de una ciudad y amurallada, sucederán hechos sorprendentes. May ve como su padre, un escritor frustrado, desaparece ante sus propios ojos en circunstancias misteriosas. Desde ese momento su vida cambia. Su madre,con la que la relación es silenciosa aumenta las horas de trabajo en el hospital, y ella tiene que ocuparse de Leo, su hermano pequeño. May deja de hablar con todo el mundo salvo con Leo. Poco a poco olvida las horas compartidas de lectura en las rodillas de su padre, y empieza a comunicarse con él a través de su diario, sin obtener respuesta explícita. Una tarde, su madre descubre un libro en el escaparate de la librería de la Calle Mayor y una fuerza desconocida le invita a adentrarse en la tienda. El libro habla de ángeles, de la magia de la vida. El libro es una invitación a utilizar esa magia para transformarse. Pero no todo ocurrirá de la manera esperada. Porque la vida nos tiene reservado exactamente lo que necesitamos y no lo que creemos necesitar. O eso es al menos lo que dicen el zapatero y la librera, los dos sabios espirituales de la Calle Mayor.

Impresión personal:

May es una niña callada y silenciosa que vive en la Calle Mayor de una población pequeña en la que todo gira alrededor de esa calle. May vive con su madre y su hermano Leo, ya que su padre, Ian, desapareció hace algunos años. May fue testigo de esa desaparición, pero cuando cuenta su historia nadie la cree, la tachan de mentirosa, o fantasiosa, así que desde ese momento empezó a comunicarse lo mínimo imprescindible. Un día su madre descubre un curioso libro en el escaparate de libros de segunda mano de una de las tiendas de la Calle Mayor, y decide regalárselo a May. Con su lectura su vida y la de sus vecinos dará un giro radical.

Esta es una novela corta, o un cuento largo, como queráis denominarlo. De hecho yo me lo leí en un día. Es una historia que podríamos enmarcar en el realismo mágico, un mundo que tiene todas las características del nuestro pero que de repente adquiere un componente mágico, o sobrenatural, que no entra dentro de este mundo ordenado.
La novela se estructura en capítulos cortos iniciados por una letra del alfabeto. Ya sabéis que yo no suelo comentar las estructuras de la novela, pero en este caso me llamó la atención. Y el narrador es muy peculiar; es un narrador omnisciente pero que se dirige directamente al lector, haciendo invocaciones tipo: “te voy a contar, etc.” Me ha parecido una curiosa elección, pero que está bien llevada.

Los personajes están bien construidos y tienen buen desarrollo, sobre todo para ser una obra de tan pocas páginas…

La protagonista, por supuesto, es May y será la que centre toda la historia. A raíz del regalo del libro por parte de su madre May se impone una tarea, y al llevar esta tarea a cabo la vida de las personas que están a su alrededor van a dar un vuelco, en algunas ocasiones para bien, en otras no tanto…

Podríamos llegar a calificar este libro casi como feelgood porque tiene un final feliz y de cuento. Pero yo le he encontrado cierta moralina que no sé si me ha llegado a gustar.
May es encantadora y le coges cariño casi sin proponértelo, y no entiendes cómo su madre la ha podido dejar tan descuidada tanto tiempo… Los demás personajes van a ser meras comparsas de May, que es la que lleva la “batuta” de la historia.

En definitiva, una novelita breve que se lee en un suspiro y que te hace olvidar los malos momentos de la vida.


domingo, 17 de diciembre de 2017

Memento mori de César Pérez Gellida (Versos, canciones y trocitos de sangre; 1)

Memento Mori / César Pérez Gellida — Versión Kindle — (Versos, canciones y trocitos de sangre; 1)

Un libro del que he leído reseñas muy entusiastas y muy positivas… lo malo de eso es que crea expectativas muy altas…

Sinopsis oficial:

La primera entrega de la trilogía «Versos, canciones y trocitos de carne», una novela negra narrada con un dinámico y atrevido lenguaje cinematográfico.

Un profundo thriller de acción con banda sonora que te atrapará de principio a fin.

Septiembre de 2010. Aquella mañana de domingo nada le hacía presagiar al inspector de homicidios de Valladolid Ramiro Sancho que acababa de dar comienzo una pesadilla que lo dejaría marcado para el resto de sus días.

La investigación del asesinato de una joven ecuatoriana a la que le han mutilado los párpados y en cuyo cuerpo han encontrado unos versos amenazantes, ocupa las primeras páginas de esta novela negra narrada con un dinámico y atrevido lenguaje cinematográfico. Sin embargo, el autor nos arrastra por un camino inesperado al describir los hechos desde la perspectiva del propio asesino: un sociópata narcisista influenciado por la música más actual y por las grandes obras de la literatura universal.

La evolución frenética de los acontecimientos desemboca en la intervención de uno de los especialistas más reconocidos en el comportamiento de los asesinos en serie. Este complejo triángulo emocional, unido a la intriga que envuelve al siniestro cómplice del asesino, hace que Memento mori se convierta en un profundo thriller de acción con banda sonora que atrapará al lector de principio a fin.

Impresión personal:

Ramiro Sancho es un inspector de policía de Valladolid que tiene que investigar el caso de un asesino en serie. Un asesino, que además, es poeta, y va dejando poesías junto a los cadáveres… Sancho contará con la ayuda de un psicólogo criminalista de origen español pero criado en Rusia, y de una profesora de literatura.

Esta es la primera parte de una trilogía que se llama Versos, canciones y trocitos de carne, que ya con el título nos deja las pistas para saber lo que podemos encontrar en ella.

Como decía al principio de la reseña, la mayoría de las opiniones que he encontrado por la red ponían a esta novela, y al autor, por la nubes, y la verdad, desde mi punto de vista, no es para tanto.

La trama de la historia está muy bien narrada y desarrollada, y las pistas son consistentes y mantienen la coherencia. La tensión narrativa está bien llevada, aunque no podemos decir que sea un thiller, por lo menos a mí no me ha mantenido enganchada hasta ese punto.

Los personajes están bien caracterizados, aunque yo veo muchas similitudes entre Ramiro Sancho y Armando Lopategui Carapocha, el psicólogo criminalista. El personaje mejor construido es el asesino, Augusto Ledesma, sí, lo conocemos desde el principio.
La narración será a cargo de un narrador omnisciente, aunque hay un par de capítulos que están narrados en primera persona, y gracias a ello veremos cómo transcurren las diferentes líneas de acción.

Podemos apreciar perfectamente la gran erudición del autor, o la buena labor de investigación que ha hecho para desarrollar esta novela, ya que toca muchas áreas de conocimiento. Pero debo deciros que a mí me ha parecido excesivo los latinajos que nos suelta.

También creo que mete mucha paja, cosas que no vienen a cuento (creo recordar que alguien dijo que todo lo que aparece en una novela debe tener un por qué, aunque no sé si esto se refiere solo a los libros policiacos o a todos). Bueno pues yo creo que en esta novela Gellida nos cuenta demasiadas cosas. En una ocasión nos narra, casi de “pe a pa”, un partido de rugby, que supongo que a los que les interese ese deporte les habrá gustado, pero yo me tuve que acabar saltando algunas líneas. Nos cuenta también la historia entera de Ramón Mercader (asesino de Trotski) sin tener nada que ver con la trama de la novela, solo porque uno de los personajes es ruso. Cuando habla de los gustos personales de los personajes nos enumera, uno a uno, todos los grupos musicales (que me parece bien que nos deje una muestra para así conocer un poco más a los personajes, pero a veces esta lista ocupaba varías líneas…), y  seguro que hay algún que otro detalle que se me escapa.

Otra cosa negativa, que no sé si será ya culpa del autor o del editor, es que nos hace un montón de llamadas a pie de página para muchos términos, cosa que me parece bien (aunque en este caso también ha llegado a ser excesiva en un momento dado), nos traduce los latinajos (menos mal), pero en cambio no hace lo mismo con la cantidad, infinita, de canciones que aparecen en inglés. Yo que soy de francés, y que mi inglés es más bien básico, pues me quedaba como estaba, vamos que por un lado me venía bien para saltarme unas cuantas líneas.

En definitiva, a mí me ha parecido que el autor ha querido hacer un alarde de conocimientos demasiado abrumador. La novela podía haber estado un poco mejor si no hubiera metido tanta paja.

Y como decía antes, es una novela que está bastante bien,  entretenida, pero que las expectativas creadas en la red han sido demasiado altas para mí.


viernes, 8 de diciembre de 2017

La librería del Señor Livingstone de Mónica Gutiérrez

La librería del Señor Livingstone / Mónica Gutiérrez. — Versión Kindle.

Bueno creo que no hace falta que os presente a nuestra querida Serendipia, Mónica Gutiérrez. Después de haber leído todas sus novelas no podía dejar pasar la ocasión de “hincarle el diente” a su última obra… leed si queréis saber qué me ha parecido.

Sinopsis oficial:

Agnes Marti es una arqueóloga en paro que se ha mudado a Londres en busca de una oportunidad laboral. Una tarde, desanimada y triste por su poco éxito profesional, tropieza en el corazón del barrio del Temple con el pomo de una puerta en forma de pluma, el sonido de unas lúgubres campanillas y el hermoso rótulo azul de Moonlight Books. La librería, regentada con encantador ceño fruncido por Edward Livingstone, debe su nombre a un espectacular techo de cristal que permite contemplar la luna y las estrellas en las noches despejadas. Intrigada por la personalidad y el sentido del humor del señor Livingstone, Agnes decide aceptar la oferta de convertirse en ayudante del librero mientras continúa su búsqueda de trabajo. El té de la tarde en el rincón de los románticos, las visitas de Mr. Magoo, las conversaciones con la bella editora de Edward, las cenas junto a la chimenea del Darkness and Shadow y la buena lectura convencerán a Agnes de que la felicidad está en los pequeños detalles cotidianos. Pero aunque Moonlight Books podría parecer un oasis de paz en el acelerado Londres, las extrañas campanillas de su puerta darán paso a los sucesos más inesperados: una noche de tormenta, el inspector John Lockwood...

Una comedia muy feelgood, con un toque Wodehouse irresistible. Un homenaje de la autora a sus libros y escritores favoritos.

Impresión personal:

El señor Livignstone posee una librería en Londres. Es un viejo gruñón (o eso es lo que pretende aparentar), que acabará rodeado por una peculiar tribu. Así encontraremos a Oliver Twist, sí como el de Dickens, un niño de once años muy peculiar, con un carisma que le hace encantador; un vecino de “tienda” al que apodan Mr. Magoo; su eterna prometida Sioban, y la otra protagonista de esta historia Agnes Martí. Agnes es una arqueóloga española que deja su patria para sumergirse en el mundo londinense. Quiere desarrollar su profesión ampliamente, porque hasta ahora lo único que ha hecho es participar en las excavaciones veraniegas de Oxirrinco junto al arqueólogo Padró. En Londres Agnes encontrará amistad, amor y…

Ante todo debo decir, como ya le comenté a Mónica en una entrada en su blog, que me parece que Agnes ¡debe estar un poco loca! para dejar un trabajo, aunque sea veraniego, como el que realiza en Oxirrinco, Egipto, con el gran arqueólogo Josep Padró… ¡lo que daría yo por estar en sus zapatos!

Partiendo de este hándicap (es broma, por si no lo he conseguido trasmitirlo a través del teclado) la novela será feelgood total.

Los personajes son maravillosos, todos ellos. Tienen su encanto y sus peculiaridades que les hacen únicos y maravillosos; es muy difícil decidir cuál es tu preferido. La ambientación está muy bien lograda, creo que Mónica es especialista en estos temas y siempre lo hace muy bien. Por lo menos yo siempre me siento dentro del ambiente mágico y evocador que consigue trasmitir con sus descripciones. Y la historia consigue mantener la tensión para que no dejes de leer aunque sepas que el final será un “final feliz”.

En la trama no todo va a ser de color de rosa, y algún que otro pequeño inconveniente surgirá por el camino que dará más interés a la historia.

Me gustaría comentar también que en el texto hay un par de guiños a un par de autoras españolas, que Mónica deja reflejado en los agradecimientos, aunque yo solo pude darme cuenta de uno de ellos. ¡Qué se le va a hacer no soy infalible!, jeje… También hay guiños a ciertos personajes literarios, y alguna que otra curiosidad metaliteraria más…

Y por supuesto demuestra una erudición impresionante en el conocimiento de la literatura inglesa, y en algún que otro ámbito más, que a mí me ha dejado con la boca abierta.

La novela rebosa amor por la literatura, por los libros, las librerías, el té, Londres y los escritores ingleses (muchas de los cuales he descubierto gracias a ella), y lo hace tan bonito, tan especial, tan mágico, que es feelgood total

Eso sí, para que no parezca que todo lo que voy a decir son cosas maravillosas de este libro, que lo son, voy a comentar algo negativo y es que en algún pequeño momento, muy pequeñín Mónica, me sentí demasiado abrumada de información. Menos mal que solo fue en un par de ocasiones y que no llegaron a ser demasiado extensos. Pero como os digo, esto es lo único negativo que puedo decir de este libro.

Ah! Y añadir que  por primera vez he podido leer un libro de Mónica en noviembre, mes del que ella es devota admiradora, y al que dedica muchas de sus obras.

Yo creo que en este libro recuperamos a la Mónica de Cuéntame una noctalia y Un hotel en ninguna parte, con sus maravillosas metáforas, su aura mágica y su buen hacer… Vamos, que no sé a qué estáis esperando para poneros a leer, y conocer, al Señor Livingstone…


viernes, 1 de diciembre de 2017

Papel de Armenia de Antonio Sanz Oliva

Papel de Armenia / de Antonio Sanz Oliva. — Versión Kindle.

Tenía este libro en el Kindle y la verdad es que no recuerdo en qué momento y por qué causa lo compré. Seguramente me llamara la atención la profesión de la protagonista, Simona Prato, que estaba relacionada con los libros y el patrimonio…

Sinopsis oficial:

Simona Prato, una doctora responsable de la Superintendencia de Bienes Artísticos de Milán, después de un desengaño amoroso, se aparta temporalmente de su trabajo mientras tramita el divorcio. Sumida en el desánimo, recibe una extraña oferta de una empresa turinesa para dirigir los trabajos de restauración de la iglesia de San Donato, en una apartada población del Piamonte. No demasiado convencida, acaba por aceptar la coordinación de un curioso grupo de expertos entre los que se encuentra su propio exmarido. Lo que aparentemente se trataba de labores artísticas, acaba por desembocar en la frenética búsqueda de algo de tal trascendencia, que hará que los protagonistas se vean desbordados por los acontecimientos y que se replanteen sus más íntimas creencias. Simona deberá tomar una decisión de la cual depende su felicidad.

Impresión personal:

Simona Prato es directora de Bienes artísticos de Milán y está pasando por un mal momento. Debido a una infidelidad decide divorciarse de su marido, pero lo está llevando peor de lo que esperaba. En esta tesitura recibe una oferta de trabajo: restaurar una iglesia en una población cercana a Turín. Cuando Simona contacta con la empresa le explican que en realidad buscan algo más, algo que picará la curiosidad de Simona; aunque la pega es que tendrá que dirigir un equipo en el que también está su exmarido.

Esta es una novela de aventuras en la que tienes que “seguir la pista” para llegar a un tesoro, y en la que por el camino los protagonistas se encontrarán con toda serie de obstáculos.

Así a bote pronto pinta bien, pero a mí me ha parecido un poco floja. No niego que el autor se haya documentado bastante bien para desarrollar la historia, pero hay varios factores que han producido que su lectura me haya dejado un tanto fría.

Las pistas que se van a seguir para llegar a la “caza del tesoro” no son tan relevantes como pueda parecer, y encima lo que no me ha gustado es que al final se acaba encontrando gracias al recurso de “deus ex machina”, que probablemente el autor justifique por cierto carácter místico que tiene uno de los personajes, pero a mí no me ha llegado a convencer.

El personaje de Simona tampoco me ha llegado a gustar demasiado. La historia la vemos a través de dos narradores: Simona, con lo cual encontramos un narrador en primera persona, y un narrador omnisciente para las partes en que Simona no puede estar presente. Creo que resulta muy difícil meterse en la piel de otra persona de diferente sexo al tuyo, y yo creo que en este caso el autor no lo ha conseguido. Eso o es que yo soy diferente a las demás mujeres porque ciertos pensamientos y sentimientos de Simona no los veía reflejados en mí misma.

Como toda historia que se precie tenemos una pequeña dosis de romanticismo. Y tampoco ha conseguido convencerme del todo esta relación. Encontramos demasiadas emociones intensas en muy poco tiempo, con sentimientos contradictorios cada cierto momento; ahora sí ahora no... No lo veo yo como una relación muy acorde a las circunstancias ni a la edad de los personajes.

Por lo que llevo hasta ahora de la reseña parece que no me ha gustado, y bueno, no es que haya sido así del todo. Es una novela entretenida, ligera, que se lee en un momento y que viene muy bien para esos momentos de transición entre lecturas muy densas.

Lo que me ha parecido más interesante es conocer la existencia del papel de Armenia.

En definitiva, si te gustan los libros de “búsqueda del tesoro” con malvados pululando por ahí intentado impedir que tengas éxito, esta es vuestra novela.