miércoles, 21 de septiembre de 2016

El mal camino de Mikel Santiago

El mal camino / Mikel Santiago. — 1ª ed. — Barcelona : Ediciones B, 2015. — 426 p. ; 26 cm.

Ya había leído La última noche de Tremore Beach, primera novela de este autor, y he publicado en este blog un post sobre una historia corta de Mikel Santiago , Historia de uncrimen perfecto. Ya le tenía ganas a El mal camino. Ya está terminada y ahí van mis impresiones.

Sinopsis oficial:

En una carretera rural del sur de Francia, un hombre surge de la oscuridad y desencadena una serie de extraños acontecimientos, convirtiendo en una pesadilla las vidas del escritor Bert Amandale y su amigo Chucks Basil, una estrella de rock en horas bajas.

Santiago se sirve de un escenario idílico e inquietante, en el corazón de la Provenza, para atraparnos en una historia que se lee compulsivamente y en la que late, de fondo, el destino de unos personajes marcados por sus errores.

Impresión personal:

Chucks Basil es una estrella del rock caída en desgracia que está preparando su vuelta con un gran disco cuando se ve envuelto en un desgraciado accidente. De vuelta de tomar unas copas con su amigo Bert Amandale, escritor de prestigio, atropella a un hombre en una curva de una  carretera mal iluminada de la Provenza. Asustado, huye de lugar del crimen, pero a las pocas horas arrepentido vuelve a buscar el cadáver. En la carretera no hay ni cuerpo, ni señal algunas de que haya ocurrido algo.

Chucks le cuenta la historia a su amigo Bert. Este será el comienzo de una historia extraña e irreal en la que los protagonistas verán que sus palabras no son creídas por nadie. ¿Puede haber algo peor que no crean lo que dices? Sí, que encima crean que estás loco.

Esta novela, como en la anterior del autor, la tensión vendrá marcada por una intensidad emocional. No habrá grandes persecuciones, ni muertes a "tutti plen", ni grandes dosis de acción. Es una novela "reposada", por así decir, en el sentido de que parece que no ocurre nada, pero en cambio te pasas toda la novela en tensión.

Mikel Santiago tiene la habilidad de crear atmósferas inquietantes con una facilidad pasmosa. Tiene un estilo particular y único que hacen que puedas reconocerlo entre muchos autores.

La historia transcurre en un tranquilo pueblecito de la Provenza, y Santiago consigue que ese paisaje idílico y encantador parezca un lugar lúgubre y asfixiante.

La trama está bien llevada, magníficamente llevada diría yo, y está muy bien desarrollada. Una vez empiezas no quieres dejarlo. Pero no porque tenga una acción trepidante, como ya he dicho más arriba, sino porque sabes que ocurre algo y que nadie es consciente de ello salvo los protagonistas.

Los personajes son magníficos, están muy bien perfilados y desarrollados, con su caracteres muy bien marcados. Actúan acorde con sus características. Y Mikel consigue que te pongas en su lugar con una facilidad pasmosa. En las dos novelas de este autor ha aparecido siempre un músico entre los protagonistas, claro reflejo de su pasado, y eso hace muy interesante la novela.

El narrador es Bert Amandale, por tanto es una narración en primera persona. Una elección perfecta para el tipo de novela, ya que no podríamos haber disfrutado de esa incertidumbre, de esa tensión psicológica, si el narrador fuera un narrador omnisciente. Es la perspectiva de Bert lo que crea la tensión perfecta para la novela. Sus investigaciones, sus sensaciones según va descubriendo las cosas, sus dudas... todo ellos creará la atmósfera magnífica para que la novela sea redonda.

La narración no es totalmente lineal, ya que en ocasiones se realizan flashbacks que servirán para conocer la situación de los personajes en el momento actual, por qué están ahí y por qué actúan como lo hacen.

La tensión va "in crescendo" hacía el final, que será el punto culmen de la novela. Una magnífica novela, como todas las de Mikel Santiago, que hacen que estés deseando que publique ya la tercera.

4 comentarios:

  1. A mí también me gustó :-) Quería leer La última noche de Tremore Beach pero no sé si al final me animaré, porque me han comentando que ambas son bastante parecidas en muchos elementos, así que de momento la estoy dejando en stand by
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, hace tiempo que leí La última noche... y no recuerdo los detalles. Pero, no sé si será porque lo leí primero, me pareció más intrigante que este. Aunque los dos están genial.
      Besos

      Eliminar
  2. Tendré que comprarme una nueva casa, porque en la mía ya no caben más estanterías...de todas maneras, lo apunto, me parece la mar de interesante.

    Un besote guapisima!!!
    Yolanda

    ResponderEliminar
  3. Pues seguro que te gustará. Y La última noche de Tremore Beach también. En lo de la casa nueva no te puedo ayudar, jeje.
    Besos

    ResponderEliminar